Al suelo en plancha

Paseando con Javier, un amigo de “El Boti”, me puso al corriente de la cuesta de Santo Domingo y sus secretos para correr el encierro. Siempre me ha llamado la atención de la manera de actuar de “Boti” Muñoz cuando estalla el cohete y todo “kiski” corre que se las pela Santo Domingo arriba.  Fabián y Javier me pusieron sobre pelos y señales de “El Boti”, un tipo que lleva cuarenta años corriendo el encierro y lanzándose en plancha cuando el apuro aprieta al comienzo de Santo Domingo. Es un “crac”. Boti me comentó en cierta ocasión que “yo me las apaño bastante bien, son años en Santo Domingo y conozco el tramo como la palma de la mano. Cuando se abre el portón uno ya sabe lo que tiene que hacer, correr en las “orillas” y a la mínima lanzarte al suelo, en plancha”, y así “Boti” lleva años y años, es un tío “legal”, de esos que se machaca cada día en el gimnasio, pequeño pero rápido. En la cuesta, en el inicio de Santo Domingo, no cabe ni un alfiler, no se ni cómo corre la gente. Su amigo Javier va por la otra acera, con todas las precauciones…  “Boti” es un magnífico chaval, quitándole unos añitos. Cuando se acaba el encierro y ha realizado sus cosas de casa… ¡hala! a la Plaza del Castillo “allí me veo con mi gente, con mis amigos”, con la ropa perfectamente limpia, ni rastro de las lanzadas en “plancha” de Santo Domingo. En la zona del “Gure” se ven casi todos los corredores, una vez terminado el coloquio sobre el encierro de la mañana. Cuando se pregunta a algún corredor en torno al encierro, siempre responden que “es un cúmulo de sensaciones, entre ellos el pánico, que no deja de ser una emoción”. Este año, la vieja guardia se habrá retirado a los cuarteles de invierno, el tiempo es inexorable, así que en los distintos tramos del encierro habrá nuevas caras que suplen a los anteriores y serán otros quienes sientan en sus cuerpos esas sensaciones.

 

¡Comparte este post!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *