Al pan, pan… Y el bueno es el de Eugui

“Por favor, hagan dos filas”, anuncia al entrar un cartel que da pistas del éxito del establecimiento. Aumenta las sospechas un aroma que te sacude como una bofetada bien dada, de esas de mano abierta que abarcan cuello y mejilla. Y detrás del mostrador, la prueba del delito repartida en cestas de mimbre: Pan de naranja, de chocolate, de pasas y nueces, crujiente de maíz y semillas, rústico de leña… Un lujo gastronómico para los amantes de empujar con miga, del unte y las cosas hechas con mimo. Panes como los de antes, que aguantan tres días sin volverse piedra. Panes artesanales sin atajos industriales ni artificios. Con la masa bien hidratada a mano y respetando los tiempos de fermentación, esos que le dan al pan su acidez, que potencian su sabor a pan. Así de sencillo. Aunque suena a sinsentido porque está en Huarte, se trata del panadero de Eugui.

Para entender su fama hay que remontarse 65 años atrás, cuando Javier Marticorena elaboraba su pan en Eugui y agarraba después la bici para repartirlo también por las bordas vecinas. Dando pedales hacía piernas, dándole a la masa hacía brazos y en el pueblo con su pan todos hacían estómago. Los niveles de hidratación de la masa hubieran sido excesivos de haber seguido en Eugui porque buena parte del pueblo se ahogó dentro del pantano, incluida su casa familiar ‘Baltasar’. Así que, por causas de fuerza mayor y falta de agallas (en el sentido más estricto), en los 70 la familia se trasladó a Huarte, montó la panadería Miravalles y siguió con el negocio.

Gure-panadero-de-eugui-DSC_6282
Su hijo Fermín cogió el relevo hace ya 25 años y hace 15 rescató el nombre de El panadero de Eugui como homenaje a su padre. Y aunque ya no reparte en bici el proceso de elaboración es igual de artesanal que entonces. Claro que ahora también se permiten ciertos lujos, como investigar y jugar a hacer cosas nuevas. El pan de centeno, el multicereal o un experimento con el que se están volviendo locos: Un pan que quieren que sea rojo y de momento sale rosa.

Y son tan buenos que son ellos los que eligen a sus clientes, y no al revés. No más de siete u ocho establecimientos hosteleros de Navarra que saben cuidar el producto, y con los que también investigan para aportar algo diferente en cada sitio. Su toque de estilo. Entre esos siete u ocho clientes se  encuentra el Gure. Todo un lujo. Y aquí lo que se lleva, además del bastón en las comidas, son las ‘cocas’, tostadas elaboradas exclusivamente para nosotros. No hay una igual en ningún otro rincón del mundo. Coca de atún marinado con verduras, boquerón y cebolla encurtida. Coca de jamón asado. Coca de ‘ropa vieja’ (carrilleras de cerdo con escalivada y espuma de tomate) o coca de gorgonzola con boquerones, anchoas y tomate confitado. Como para no salivar. Si pones el mejor producto sobre el mejor pan, y encima durante el proceso hay tanto cariño, no puede haber fallo.

¡Comparte este post!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Comments (2)

  1. david says:

    Joder que articulo mas guapo,con forme lo esta leyendo se me hacia la boca agua,y cuento esto por que me encuentro en una isla que esta en un pais que de panes poco saben, thailandia concretamente aun en bangkok algo parecido al pan podrias conseguir,pero en koh lipe donde vivo la cosa esta jodida y he podido comprar pan bimbo.Asi que con eso me tendre que conformar,pero tiene cojones que me tenga que comer una estupenda txistorra que me trajo mi buen amigo Miguelo desde pamplona y comermela en un triste pan binbo, pues que quieres que te diga.esta buenisima la txistorra pero me imagino esa txistorra en el pan del panadero Fermin y joderrrrrrrr que diferencia,asi que senor Fermin siga usted con esa bonita tradicion del pan que tantas alegrias dan.
    Y al gure decirle que ole ole y ole vaya pan que os habéis fichado aupa txavales que buenos que sois…
    Saludos desde lipe

    1. admin says:

      Ojalá te pudiéramos mandar unas barritas para las próximas txistorras que te lleven. Un abrazo, kohLipeño!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *